Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Opiniones’ Category

Dispararse al pie

Hace unas semanas por fin cedí a las dudas y me compré un libro electrónico que se ha convertido en una parte más de mí. Es ligero, cómodo y sencillo de usar, cabe en un bolsillo y nos ahorra espacio a mí y árboles al planeta. Ha conseguido, también, hacerme recuperar la costumbre de leer más a menudo, porque es mucho más sencillo de transportar que un libro tradicional, y también es una bendición en el trabajo, al darme en la palma de la mano acceso a gramáticas, diccionarios y recursos didácticos como actividades para clase o flashcards de ayuda para enseñar vocabulario. Gracias a este aparatito siempre tengo a mano páginas de autores favoritos u olvidados… Siempre que no sean españoles.

Porque, una vez más, la industria “cultural” española se dispara en el pie negándose a aceptar el cambio de modelo, y las editoriales patrias han decidido seguir el ejemplo de las discográficas y la SGAE y asimilar el contenido digital a la piratería. Ya comentó el autor de mimesacojea no hace mucho sus desventuras respecto a esto mismo, y me he visto obligado a seguir sus pasos. Las webs de librerías españolas no incluyen posibilidad de compra de libros electrónicos o, si lo hacen, se limitan a un reducidísimo catálogo en el que sólo puede uno encontrar libros de unas pocas editoriales independientes.

Así, mientras fuera de nuestras fronteras los libros en formato electrónico se están mostrando como una alternativa clara y firme, los lectores españoles tenemos que recurrir a escaneos o transcripciones de aficionados mientras en las mesas de los directivos de nuestras editoriales se mesan los cabellos porque nosotros, ruines y pérfidos como somos, les “robamos” un producto que ni siquiera se molestan en poner a la venta.

Más les vale espabilar, señores editores, porque hacen falta más de 451 grados Farenheit para prenderle fuego al futuro.

Anuncios

Read Full Post »

Día del orgullo friqui

orgullo friquiEl jueves 25 de mayo, parece ser, se ha convocado el “día del orgullo friqui”. Y sabiendo que puede parecer tirar piedras contra mi propio tejado, tengo que posicionarme en contra. Vamos, que no me hace gracia la iniciativa. ¿Y por qué? Bueno, en primer lugar puede que tenga mucho que ver que les haya dado por escribir “friqui” con “k”, que es una letra a la que tengo bastante manía. O a que no voy a poder salir ese día por culpa de la alergia. Aunque, si me pongo a pensarlo bien, veo que es, sobre todo, porque es una iniciativa un tanto artificial. Me explico:

Empezamos por la pregunta principal: ¿qué es un friqui? Si nos atenemos a la etimología, un friqui es un “tío raro”. Uno de esos a cuya costa se lucran gentuza como Javier Cárdenas o Jesús Quintero, el hombre de la risa mentirosa. Pero también se aplica a “tío con aficiones raras”. Un friqui viene siendo, entonces, alguien a quien le gustan los dibujos animados, los tebeos, las películas de fantasía, los juegos de rol, de mesa, de guerra o de ordenador, la música heavy o el metal, etcétera.

Y aquí encontramos otro problema: a nadie le gusta todo eso a la vez. Es decir, nadie es un friqui completo. Como con el fútbol, la gran mayoría de los friquis adoptan un bando y descargan sus iras contra otro. No basta ser fanático de “La guerra de las galaxias”; tienes que odiar “Star Trek”. Si te gustan los tebeos de Spider-Man, tienes que hacer chistes sobre Batman y Robin. Y Dios te ampare como se te ocurra comentar que juegas tanto a “Dungeons & Dragons” como a “Vampiro”. Hay que ser una minoría dentro de una minoría o, como también podríamos decir, un grupo social no se define tanto por lo que tienen sus miembros en común como por contra qué otro grupo se posicionan todos ellos.

Y, para rematar, tenemos el mundo actual. Cuando la adaptación cinematográfica de “El Señor de los Anillos” arrasa en taquilla, cuando Lordi gana el certamen de Eurovisión, cuando la industria del videojuego mueve millones y es tan fácil ver en una casa un “Descubridores de Catán” como un “Monopoly”… ¿Realmente los friquis son un grupo minoritario? ¿No es, hoy en día, todo el mundo un poco friqui? Y entonces… ¿Qué necesidad hay de una reafirmación de la “identidad friqui”? ¿Tenemos miedo acaso de que esas aficiones que nos hacían “especiales” se generalicen hasta tal punto que nos echen de ese pedestal que nos habíamos construido nosotros solitos?

LLamarse friqui, en fin, es anclarse en el pasado. Ya no hay friquis realmente, una simple afición no te va a hacer especial. Tenemos que buscar los rasgos que nos definan en nosotros mismos, no en lo que compramos.

Read Full Post »